Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies
Arroz
Sundari

RICE & ENJOY El toque exótico de lo auténtico

Salsa de soja, la salsa de todos los sushis

Principiantes · 13 Mayo, 2015

Salsa de soja, la salsa de todos los Sushis

 

Saaaabooor. Este es el secreto que ha hecho que la salsa de soja haya conquistado medio mundo. Son tantas sus posibilidades que no resistimos la tentación de aderezar el blog con algunas recomendaciones para sacarle todo el partido a este condimento.

Llega el día en que te animas a preparar tu propia cena japonesa. Sigues paso a paso la receta del arroz para acompañar diferentes tipos de sushi y el resultado, para ser un principiante, no está nada mal. Orgulloso de tu proeza, decides hacerte con una buena salsa de soja. Entonces descubres que no hay una, sino muchas variedades de este condimento. No te preocupes, te ayudamos a sacar nota en este nuevo examen culinario. Y sin copiar.

 

Cuándo usar la salsa de soja.

La salsa de soja sirve para un montón de preparaciones. Para empezar, se puede probar con algo muy básico, como complementar el sushi. Ahora que ya estás lanzado, ¿te atreves con este futomaki crujiente de cebolla frita relleno de salmón y aguacate?

Sí, lo sabemos, solo con echar un vistazo a esta videoreceta ya se te ha hecho la boca agua. Pues prepárate porque la salsa de soja sirve para mucho más. Las opciones son casi casi infinitas.

Ahí va una pequeña chuleta con más pistas sobre cuándo usar la salsa de soja:

1. Acompañar diferentes preparaciones de arroces, no solo en forma de sushi, también arroces fritos, por ejemplo.

2. Dar aroma a sopas y caldos, sean de ave, pescado o verduras.

3. Aliñar ensaladas.

4. Adobar carnes y pescados y realzar su sabor.

5. Marinar, ya sean vegetales o tofu, por ejemplo.

 

1001 tipos de salsa de soja.

Colocarse frente a la estantería de las salsas de soja de un establecimiento especializado da una idea de la gran cantidad de opciones que existen en la actualidad. Para poder rastrear su origen, tenemos que echar un vistazo a los libros de Historia.

Desde tiempos ancestrales (lo que podríamos llamarla la era pre-nevera), el ser humano ha buscado la mejor forma de evitar que se le pudrieran los alimentos. Podían usar la sal, pero era carísima, así que en China, allá entre el siglo III y el IV, empezaron a aprovechar el juguillo que generaba la carne en salazón como condimento.

Entonces llegó el boom del budismo, motivo por el que se buscaron alternativas vegetarianas a esta preparación. Se comenzó a fermentar los granos de soja con el fin de conseguir una pasta salada. Así surgió la versión primitiva de la salsa de soja, llamada jiang.

El jiang fue evolucionando, dando lugar a la receta básica de salsa de soja tradicional, que se prepara con soja (obviamente), granos de cereal -generalmente trigo tostado-, un hongo tipo Aspergillus oryzae, agua y algún otro ingrediente. La mezcla se deja fermentar en un proceso que puede durar meses. Las versiones modernas, mucho más rápidas, usan otro proceso, el de hidrólisis. Entonces, ¿qué es lo que echamos normalmente a la cesta de la compra? Lo que encontramos en el supermercado suele ser salsa de soja química, que tiene un sabor menos intenso y más salado.

 

Recetas en versión original.

Este invento culinario tan ‘salao’ triunfó tanto que hoy por hoy es un ingrediente central en las diferentes cocinas asiáticas. Cada cultura cuenta con sus recetas de salsa de soja, que defienden a capa y espada.

Corea, Birmania, Vietnam, Filipinas, y hasta Hawai tiene sus propias versiones. En China suele diferenciarse entre las fermentadas y las mezcladas con otros ingredientes. En Indonesia se llama kecap (está relacionado con la palabra ketchup) y hay tanto fórmulas saladas como dulces, como el kecap manis, que es el que se usa en platos tan famosos como el nasi goreng.

En Japón, donde se fliparon con este invento y solo se usan fórmulas tradicionales, destacan 5 variedades de salsa de soja:

● Koikuchi: Es la más popular, se usa prácticamente para todo. De color oscuro y sabor fuerte.

● Saishikomi: Marchando doble fermentación para esta salsa espesa y fuerte que es ideal para el sushi y el sashimi.

● Usukuchi: Más clara y fluida, también con un punto más salado, por lo que se usa con pescados, verduras o sopas.

● Shiro: Sirve para lo mismo que la usukuchi y, además de clara, es muy dulce.

● Tamari: Muy usada por celíacos porque se produce con poco trigo. De sabor intenso y color oscuro, es recomendable para cocidos a la japonesa.

Sus fans más informados suelen alardear de que es muy nutritiva. En concreto, según un estudio de la Universidad Nacional de Singapur, la salsa de soja china en su versión oscura tiene 10 veces más antioxidantes que el vino tinto y puede prevenir las enfermedades cardiovasculares. A nosotros, en cambio, la salsa de soja nos ha robado el corazón.

4 thoughts on “Salsa de soja, la salsa de todos los sushis

  1. cuando estuve en tailandia había muchas salsas para poner a la comida, me gustaban algunas salsas picantes, pero para mí no hay ninguna salsa asiática mejor que la soja. muy interesante el artículo, muy buena información. y mucho mejor ahora el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *